Fenogreco en lugar de Omeprazol … (Ojo con ésto)

Si tomas omeprazol, te interesará saber …

El omeprazol es uno de los fármacos clásicos que se utiliza como protector gástrico y antiácido, un auténtico superventas en las farmacias (¡el medicamento más consumido en nuestro país!) que se receta también para tratar el reflujo gastroesofágico y la acidez de estómago.
¿Cuántas pastillas de omeprazol se habrá tomado usted en su vida? (

… al venderse sin receta, es el medicamento al que mucha gente recurre a las primeras de cambio como tratamiento o prevención ante comidas demasiado abundantes o con exceso de alcohol. Muchas personas lo toman sistemáticamente al empezar el día, error.

Hace pocos años empezaron a aparecer sombras sobre este medicamento todoterreno de la familia de los inhibidores de la bomba de protones. Su nombre, que más bien suena a arma nuclear, hace referencia a su forma de actuar con el ácido del jego gástrico.

  • Según un estudio realizado en (Estados Unidos) tras investigar a 2,9 millones de pacientes, los investigadores llegaron a la conclusión de que el omeprazol aumenta el riesgo de infarto en un 21% debido a que favorece la necrosis del corazón al reducir los niveles de óxido nítrico de las células.
  • La toma prolongada (durante dos años o más) de omeprazol puede derivar en demencia, daño neurológico, anemia y otras complicaciones. La razón está en que la reducción del ácido clorhídrico que provoca el medicamento impide la normal asimilación de la vitamina B12, cuyo déficit acarrearía esos problemas.
  • Y eso no es todo. Otro estudio publicado  advertía que este compuesto, sobre todo si se toma de forma prolongada, puede ocasionar enfermedad renal crónica y fallo renal grave.
  • Facultad de Farmacia de la Universidad de Alcalá (UAH) ha puesto de manifiesto que el 38% de los pacientes que toman omeprazol por prescripción médica no deberían hacerlo, porque sus tratamientos farmacológicos no requieren de un protector estomacal. Los autores también destacan que la automedicación (aún más peligrosa) está relacionada por la falta de conocimiento e ignorancia sobre la realidad:

Los inhibidores de la bomba de protones (IBP), como el omeprazol, actúan reduciendo de manera considerable la cantidad de ácido gástrico producida en el estómago. Para ello bloquean una bomba celular que produce iones de hidrógeno (H+), es decir, los átomos de hidrógeno que han perdido un electrón. Dichos iones se suelen asociar con iones de cloro para formar el ácido clorhídrico (HCl). Al inhibir la secreción de los iones H+, los IBP disminuyen con mucha fuerza la acidez gástrica (hasta en un 99%).

Al reducir la acidez de estómago, los pacientes que padecen ardor se sienten aliviados. Lógico: si hay poco o nada de ácido en el estómago, entonces habrá menos reflujo gastro-esofágico y el ardor que se experimenta en la parte central del pecho (por donde discurre el esófago) se aliviará hasta desaparecer.

Pero el problema reside en que estos ácidos que se suprimen con los medicamentos ¡están ahí por algo! Y eliminarlos trae como consecuencias las que ha visto más arriba.

Ni una pastilla más: fenogreco frente a omeprazol

. Debe saber que existen alternativas naturales.

Investigadores del departamento de Bioquímica de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Annamalai Nagar, en India, han hecho un increíble hallazgo. Han comparado el efecto de las semillas de fenogreco (una leguminosa mediterránea que se encuentra entre las plantas medicinales más antiguas de la historia de la humanidad) en las úlceras gástricas frente al omeprazol. Y los resultados son espectaculares a favor del fenogreco, que ha demostrado ser más eficaz (aparte, por supuesto, de inocuo) para proteger la mucosa gástrica y prevenir y reducir las lesiones ulcerosas.

Mantendrá alejados los problemas de acidez, el ardor de estómago y la gastritis, tanto si son problemas puntuales (por ejemplo, ocasionados por comidas y cenas especialmente copiosas, como lo son las típicas de estas fechas) sino también con asombrosos efectos para la salud digestiva a largo plazo.

Por eso voy a hablarle del fenogreco como elemento estrella, pero también de la melisa, la salvia y el diente de león, las mejores plantas para lograr efectos positivos increíbles sobre la salud digestiva.

El fenogreco: un potente antiulceroso

Las semillas del fenogreco, son muy eficaces como antiinflamatorio y analgésico (algo muy útil en caso de gastritis), además de tener otras propiedades muy interesantes al margen de la digestión. Por ejemplo, las semillas de fenogreco tienen actividad hipoglucemiante (disminuyen los niveles de glucosa en sangre) gracias a su elevado aporte de fibra (mucílagos), y sobre todo del aminoácido hidroxiisoleucina. Incluso los últimos estudios amplían el campo de actuación de esta planta a la recuperación muscular tras el ejercicio físico y a un aumento de los niveles de testosterona en los hombres.

La melisa: efecto antiespasmódico y colerético

La melisa se cultiva desde la antigua Grecia por sus virtudes calmantes y, sobre todo, por sus propiedades digestivas. Su acción terapéutica como sedante natural, espasmolítico y antibacteriano radica en los principios activos que se encuentran en sus hojas, las cuales, una vez desecadas, deben contener al menos un 3% de ácido rosmarínico. Esta actividad terapéutica resulta de especial interés cuando el estrés es uno de los factores desencadenantes o agravantes de los problemas digestivos (esa sensación de que los nervios “se agarran al estómago”).

Las investigaciones científicas que han puesto de manifiesto estas propiedades han hecho que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros organismos sanitarios, como la Cooperativa Científica Europea de Fitoterapia (ESCOP) aconsejen el uso de la melisa, especialmente en el tratamiento sintomático de los trastornos digestivos, como el dolor, los espasmos gastrointestinales y la hinchazón abdominal.

Una planta multiusos, ya que ayuda a reducir el ritmo cardíaco, mejora la capacidad cognitiva y, gracias a su aporte de polifenoles, tiene actividad antioxidante frente a los radicales libres. ¡Un poco de todo!

El diente de león: desintoxicante y estimulante del hígado

Antiguamente se consideraba una mala hierba, pero hoy en día son bien conocidas sus propiedades diuréticas. Es un buen depurativo tanto a nivel renal como digestivo. A nivel renal, aumenta la eliminación de líquidos retenidos y ayuda a eliminar toxinas al aumentar la diuresis. A nivel digestivo, ayuda a estimular la función hepática y biliar y, al aumentar la producción y secreción de bilis, resulta especialmente útil para ayudar a digerir comidas copiosas ricas en grasas.

Es una planta muy rica en potasio, hierro, calcio, cobre, cilicio y manganeso. También contiene ácidos grasos, colina (un nutriente importante para el hígado), vitaminas del grupo B, vitaminas C, D y K, flavonoides y carotenoides. La raíz produce además insulina y azúcares complejos, así como sustancias que favorecen la multiplicación de bacterias intestinales beneficiosas. Varios ensayos clínicos preliminares indican que algunos preparados que contenían diente de león podían calmar los retortijones y aliviar el estreñimiento y la diarrea.

Salvia: contra la hinchazón abdominal y estimulante digestivo

Las hojas de esta planta han sido utilizadas desde la antigüedad; tanto es así que la palabra salvia proviene del nombre latino salvare (“salvar”, “curar”) y tanto romanos como egipcios las usaban en multitud de preparaciones. Es una excelente fuente de vitamina K y de hierro.

Las hojas de salvia están indicadas en caso de inflamación y en trastornos digestivos como acidez o distensión abdominal, Calma los retortijones y desempeña un papel gastroprotector (antiardor gástrico); es particularmente eficaz contra la hinchazón abdominal y los gases intestinales. (

También hay estudios que apuntan a su indicación como hipolipemiante, ayudando a reducir los niveles de grasas circulantes gracias a que estimula la acción hepática de secreción de bilis, una sustancia necesaria para el metabolismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s