La consideración de la Mujer en el Antiguo Egipto .,.

. Comparado con culturas como la griega o la romana, la mujer egipcia tuvo un estatus muy superior. Prácticamente se le reconocían los mismos derechos que al hombre, aunque tradicionalmente su función era complementaria a la del varón. La complementariedad venía dada por el hecho de que era la que tenía a los hijos; pero si deseaba salir del camino habitual, podía hacerlo. Las mujeres egipcias llegaron a gobernar el país, cosa que no sucedía en otras culturas contemporáneas. Conozcamos la consideración que recibían las mujeres en el antiguo Egipto.

. Las mujeres en el antiguo Egipto gozaron de una consideración que muchos siglos después en algunas sociedades aún no han conseguido. Se la consideraba la dueña de la casa en la que habitaba la familia. Para los egipcios los niños eran lo más importante y la madre ejercía con ellos como un “cabeza de familia”. Hombres y mujeres egipcios eran iguales ante la ley y las mujeres podían heredar, tener sus propios negocios o ejercer profesiones como la de médico, por ejemplo. Lo normal es que las mujeres campesinas colaborasen con sus maridos en las tareas agrícolas y en ausencia de estos gestionaban sus negocios. Las mujeres de clase media-alta no solían trabajar fuera de casa y se ocupaban de sus familias. Las más adineradas, que podían permitirse tener servicio doméstico, podían optar a trabajos como perfumistas, escribas, cantantes o trabajar en tribunales y templos, todos ellos bien vistos socialmente. Si trabajaban y eran de clases sociales inferiores lo solían hacer como plañideras, matronas, tejedoras o músicos.

Cuando la mujer egipcia contraía matrimonio no perdía su apellido, lo conservaba y le añadía una coletilla que decía “esposa de …”. El matrimonio no era un acto ni administrativo ni mucho menos religioso. El hombre y la mujer expresaban su deseo de convivir y sólo se formalizaba un contrato en el caso de que se quisiera dejarse claro a quien pertenecía el patrimonio que se aportaba. Eso sí, el marido debía garantizar el bienestar material de la esposa. No era anormal que acompañase a su esposo a cazar, pescar o ejerciera de consejera, incluso en asuntos de índole política. Los hijos solían llevar el nombre de la madre y no el del padre y las hijas eran las herederas de sus madres. Existía el divorcio y el que tomaba la iniciativa debía ceder parte de sus bienes a la otra parte en mayor o menor medida. En todo caso, los tribunales eran los encargados de solventar esos problemas.

En caso de no tener descendencia el marido podía divorciarse, pero también estaba admitido el uso de anticonceptivos. En la menstruación se consideraba que la mujer se libraba de impurezas y estaba dispensada de acudir a trabajar y no podía entrar en determinados lugares. Podían actuar como sacerdotisas o funcionarias de alto rango y lo más importante es que podía llegar a ser faraón de Egipto.

A medida que Egipto fue sufriendo diversas invasiones y recibiendo la influencia de otros pueblos, los derechos y la figura de la mujer se fue debilitando y lamentablemente pareciéndose más a la consideración en la que se la tenía en la mayoría de culturas.

DaR a LuZz En El AgUa … MáS NaTuRaL, MeNoS dOloR, MeNoS iMpAcTo EmOciOnAl PaRa El NiÑo…

En la antigüedad los pueblos que vivían más cercanos al mar, lagos y ríos, acostumbraban a parir en sus proximidades o dentro del agua. Incluso se señala que los súbditos del rey Minos en la isla de Creta solían utilizar un templo sagrado para los partos en agua. Por otro lado los indios de la costa central de california , incluían en sus relatos como sus mujeres iniciaban su trabajo de parto en aguas poco profundas. Existen también algunas comunidades indígenas que solían practicar el parto de pie y sobre el agua.

La utilización de este tipo de parto en la antigüedad, plantean su práctica en algunas civilizaciones, ejemplo de esto es la egipcia donde se refiere que las mujeres daban a luz en el agua a ciertos bebes selectos que más tarde se convertirían en sacerdotes.

Ventajas del parto en agua

Las Perdidas de sangre en esta modalidad de parto son menores. En el caso de las contracciones son percibidas de forma mucho menos dolorosa y pueden acelerarse en tiempo, a menudo el feto desciende más rápido, bastando dos o tres empujes. El sumergirse en el agua en la segunda fase del periodo de dilatación trae consigo una sensación de bienestar, que suaviza el dolor y ayuda a una dilatación completa antes de parir. El agua actúa como analgesia ayudando a disminuir con esto el uso de algunos fármacos. La ingravidez y la libre movilización dentro de la pileta evitan la compresión del útero sobre la vena en decúbito dorsal. Otro punto muy beneficioso es el ablandamiento del cuello del útero, musculo de vagina y periné lo que hace innecesaria la episiotomía.

El descenso fetal en este tipo de parto es mucho más fácil y suave para el recién nacido, el ritmo cardíaco y la llegada de oxigeno se verán mucho menos alterados que en un parto en cama. La presencia del agua puede evitar torcer los hombros del bebe. El medio

 

acuático llevara a que la llegada del feto sea mucho más cómoda debido al parecido con el ambiente de la matriz o vida intrauterina y de esta forma evitar la producción de trauma por el nacimiento; por otra parte el nacimiento en agua permite que el recién nacido este mucho más calmado, sereno, menos irritable y estos beneficios en conjunto pueden disminuir la incidencia de enfermedades relacionadas con situaciones de estrés y disminución de defensas en los primeros años

Si nos fijamos, los pediatras recomiendan que los bebés entren en contacto con el medio acuático en los primeros meses de vida, ya que esta experiencia favorece tanto su desarrollo psicomotor como intelectual…

Los centros que ofrecen esta opción utilizan una bañera con agua hasta el pecho de la madre, empezando la inmersión cuando se alcanza una dilataciónde 5 cm aproximadamente. El agua de la bañera está a 37 grados.

Eso sí, si quieres dilatar en una bañera o dar a luz en el agua, tendrás que ponerte en contacto con algún centro o profesional especializados en asistir a este tipo de partos. Éstos son los expertos, en España, que asisten a partos en el agua. Toma nota.

y hazlo con tiempo suficiente, no al final del embarazo, para que puedas informarte sobre los requisitos, en tu caso, y la disponibilidad que tienen para usar la bañera de partos.

CENTROS PÚBLICOS QUE PRACTICAN EL PARTO EN EL AGUA
Aún son pocos los centros públicos que tienen bañeras de dilatación y que practican el parto en el agua en nuestro país, pero van en aumento:

  • Hospital Comarcal O Salnés en Viallagarcía de Arosa (Pontevedra).Tfno. 986 568 000
  • Hospital Virxe Da Xunqueira en Cee (La Coruña).   Tfno. 981 72 30 00
  • Hospital Comarcal D’ Inca en Mallorca (Baleares). Tfno. 971 888 500
  • Hospital de Poniente en El Ejido (Almería).              Tfno. 950 022 500
  • Hospital Santa Catarina en Salt (Gerona).                 Tfno. 972182600
  • Hospital Son Llàtzer en Palma de Mallorca (Baleares) (De momento sólo se usa en la dilatación pero no en el expulsivo).                           Tfno. 871 20 20 00
  • Los hospitales de el Vendrell (Tarragona), La Plana Vila Real (Castellón), Manacor (Mallorca) y el Universitario Materno Infantil de las Palmas de Gran Canaria tienen previsto la incorporación de bañeras próximamente.